5-maquillaje-de-halloween-para-ninos.jpg

A todos los niños del mundo les gusta festejar la fiesta de Halloween, aunque sea una celebración europea, esta tradición se ha expandido por todos los continentes. Ya no hay niño que no quiera ponerse su disfraz de Halloween, para salir a pedir golosinas y dulces por el barrio.

Cada cual puede ir con el disfraz que más le guste y para ello pueden ayudarse con un maquillaje de terror, con ayuda de sus padres. Las caracterizaciones de vampiro, brujas, zombies o fantasmas son algunas de las más elegidas por los más pequeños.

No hace falta ser un especialista en maquillaje para lograr un aspecto tenebroso. Solo se necesitan cremas de colores para utilizarlas de base y sombras y rubores de colores morados y rojos.

Si los niños desean disfrazarse de vampiros, entonces se deberán maquillar el rostro con una base de polvo o pintura al agua blanca, de forma pareja. Luego habrá de dibujarse unas ojeras muy marcadas con sombras grises o negras y para tener el detalle más espeluznante, con labial rojo fuerte deberán hacer la sangre.

Para los más pequeños, el disfraz de calabaza es ideal, puesto que no resulta tan estremecedor como el de fantasmas o esqueletos. Para ello se puede mezclar la crema, que habitualmente se utiliza para hidratar el rostro, con colorante naranja. Con un lápiz delineador de color marrón o negro se deberá remarcar los ojos con formas de cuadrados o rombos y lo mismo para la boca.

También son recomendados los maquillajes de brujas para las niñas y los de zombies para los hombrecitos.